Sonríe, por si acaso

Sonríe, por si acaso
Al filósofo William James, fundador de la psicología funcional, le vino un día un envidioso a reprochar: “Usted es la única persona feliz que conozco: tiene siempre una sonrisa en los labios, aun ante las mayores dificultades”. Nuestro amigo William, un tipo bastante espabilado, le soltó: “Yo no vivo sonriendo porque soy feliz. Yo soy feliz porque vivo sonriendo”.

Después de una frase así uno suele quedarse con cara de tonto, con unos ojillos resplandecientes de reconocimiento y amabilidad a quien supuestamente acaba de revelarte el secreto de la felicidad. Así me quedé yo cuando un fan de nuestro filósofo me vino con la misma cantinela pero, al volverme solo a mi coche y cerrar la puerta, me pregunté: Entonces, ¿lloro porque me siento triste o estoy triste porque lloro? Y mientras me hundía en el pozo con la gallina y el huevo, me miré en el retrovisor y sonreí… Algo pasó.

Anuncios

Acerca de Pedro Rodríguez

Periodista www.somoshumanos.com
Esta entrada fue publicada en Filosofía. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sonríe, por si acaso

  1. Me encantó la frase cuando la escuché en su día, y, con el paso de los años y la llegada de las complicaciones sigue siendo igual de válida.

    Así que… 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s